Reflexión “El Cuerpo de Cristo”

ColRosario Manizales - Sor Inés de Jesús Torres D.o.p.

Reflexión “El Cuerpo de Cristo”

COMUNICADO A TODA LA FAMILIA ROSARISTA

Apreciada familia rosarista:

Comparto con ustedes una reflexión del Santo Padre sobre la solemnidad del domingo: “El Cuerpo de Cristo”. El Papa Francisco meditó sobre la Eucaristía, afirmando que la “adoración eucarística encuentra su verificación cuando cuidamos al prójimo”. “La Eucaristía, instituida en la Última Cena, fue como el punto de llegada de un recorrido, a lo largo del cual Jesús la había prefigurado a través de algunos signos, sobre todo la multiplicación de los panes”, dijo.

Quien recibe con fe el Cuerpo y la Sangre de Cristo, agrega el Papa, no solo come, sino que queda saciado. En la eucaristía cada uno puede experimentar esta amorosa y concreta atención del Señor.

 

CUIDAR AL PRÓJIMO 

Y afirmó que la “adoración eucarística encuentra su verificación cuando cuidamos del prójimo, como hace Jesús: en torno a nosotros hay hambre de comida, pero también de compañía, de consuelo, de amistad, de buen humor, de atención”.

Insistió el Pontífice que “en el Cuerpo y en la Sangre de Cristo encontramos su presencia, su vida donada por cada uno de nosotros. No nos da solo la ayuda para ir adelante, sino que se da a sí mismo: se hace nuestro compañero de viaje, entra en nuestras historias, visita nuestras soledades, dando de nuevo sentido y entusiasmo”.

“Adorando el Cuerpo y la Sangre de Cristo, -exhortó el Papa- pidámosle con el corazón: “¡Señor, dame el pan cotidiano para ir adelante, y sáciame con tu presencia!”.

Antes de rezar la oración del Ángelus, el Papa pidió a la Virgen María: “nos enseñe a adorar a Jesús vivo en la Eucaristía y a compartirlo con nuestros hermanos y hermanas”.

 

Los invito a meditar en familia sobre esta solemnidad de Iglesia para hacer consciencia de lo que significa para nosotros, los católicos, hacer vida la Eucaristía y la necesidad de alimentarnos de Su Cuerpo y de Su sangre. En la Eucaristía es Jesús mismo Quien se nos da como alimento; más, en estos momentos en los que necesitamos tomar consciencia de lo que significa para todo colombiano la responsabilidad de aportar lo mejor para nuestra patria, hacer una reflexión profunda de oración y fortalecer nuestras convicciones; idear nuevos compromisos sin perder la sapiencia de nuestros principios de honestidad, de respeto y de valores auténticos. Estamos llamados a luchar sin mancillar nuestros hitos y nuestros criterios de ciudadanos creyentes y arriesgados para luchar por lo que tenemos y lo que somos: Hombres y mujeres de fe y de esperanza.

 

Confiemos en el poder del Rey y Soberano del mundo: CRISTO, NUESTRO DIOS Y PADRE y entreguémosle este nuevo período de gobierno del país, que el Espíritu Santo, el Espíritu de la Verdad, guíe los proyectos de quienes buscan lo mejor, en favor de la justicia y el bienestar de nuestro pueblo colombiano.

Espero que ese hilo conductor de espiritualidad, no se pierda en estas vacaciones, por el contrario, se fortalezca y todos en familia, crezcamos en fe y en amor.

 

Con especial afecto,

 

Sor Inés de Jesús Torres D. o.p.

Rectora.

 

Manizales, Junio 21 de 2022

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?