PALABRAS DEL SANTO PADRE


PALABRAS DEL SANTO PADRE

Imagen https://www.dw.com/“Esta «injusticia» del jefe sirve para provocar, en quien escucha la parábola, un salto de nivel, porque aquí Jesús no quiere hablar del problema del trabajo y del salario justo, ¡sino del Reino de Dios! Y el mensaje es éste: en el Reino de Dios no hay desocupados, todos están llamados a hacer su parte; y todos tendrán al final la compensación que viene de la justicia divina —no humana, ¡por fortuna!—, es decir, la salvación que Jesucristo nos consiguió con su muerte y resurrección. Una salvación que no ha sido merecida, sino donada…. Él usa la misericordia, perdona ampliamente. (ÁNGELUS 24 de septiembre de 2017)”

Después de haber vivido un momento tan bello, la noche del viernes, con ese CONCIERTO maravilloso para celebrar el DÍA DEL AMOR Y DE LA AMISTAD, el que espero hubieran disfrutado y compartido en familia este sentimiento que no es otra cosa sino la manifestación de lo que hay y se siente en el corazón, por la profundidad del mensaje, nos encontramos hoy, con una liturgia de mucho contenido y significado por lo que en sí, nos trae la Palabra. Isaías lanzó su reto al Pueblo de Dios, al de entonces y al de ahora: Buscad al Señor. No asegura que lo encontremos. Pero hay que buscarlo, porque “se deja encontrar”¿ Tú lo buscas? ¿Dónde, cuándo, cómo , y sobre todo con quién?
Me parece muy oportuno recoger aquí lo que decía San Agustín: “Aquel a quien hay que encontrar está oculto, para que lo busquemos; y es inmenso, para que, después de hallarlo, lo sigamos buscando. Nunca podemos decir que “ya hemos encontrado a Dios, que ya le conocemos, que ya sabemos definitivamente su voluntad. Esto requiere de una preparación y búsqueda permanente…Y además, de una disposición y silencio interior…es necesario salir a buscarlo. Busquemos juntos. Contamos con la ayuda del Espíritu de Dios. Dejemos que Dios nos busque y vayamos a su viña. Asimismo, contemos con la ayuda y compañía de María, Nuestra Madre, Quien con su FIAT supo dejarse encontrar por el Señor y seguirlo en un camino permanente de humildad, de obediencia al Padre haciendo Su Voluntad con un corazón siempre abierto a la acción del Espíritu.

Los invito a una reflexión en familia. Ustedes ayudarán a construir este texto, un poco deshilvanado, agregando o suprimiendo a través del compartir, para enriquecerlo. Me encantaría conocer su aporte porque para mí es muy valioso.
Dios lo bendiga y tengan una buena semana,

Sor Inés de Jesús Torres D.o.p
Rectora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?