fbpx

¿Dónde está tu hermano?


¿Dónde está tu hermano?

¿Dónde está tu hermano? Nuestra cultura individualista e insolidaria (y cada vez lo es más), no nos permite reconocer en el otro el rostro del hermano y mucho menos su dolor, su angustia, sus necesidades físicas y espirituales. El momento actual nos empuja a vivir la fe como un asunto privado porque no creemos en el que vive cerca, en el que nos pide ayuda, solidaridad… sin poner de nuestra parte lo que podamos para que nuestras relaciones sean fraternas, para que sea una auténtica familia con relaciones cercanas, en donde nos interesemos por el otro. Desconocemos los nombres de los que viven la fe con nosotros, de quienes están en nuestro entorno y en ocasiones evitamos hasta el encontrarnos o darnos los buenos días y desearnos lo mejor. Las lecturas de hoy, tanto el profeta Ezequiel como Jesús en el Evangelio, nos invitan a vivir el mensaje de la corrección fraterna y subrayan con claridad que si mi hermano anda perdido, me tiene que preocupar, me tiene que doler, me tengo que sentir urgido a buscarlo y a hacerle el bien. Considero, que hoy, más que nunca, no podemos perder de vista nuestra actitud de servicio, de cercanía y de misericordia para atender las necesidades del hermano, de quien está a nuestro lado solicitándonos la compañía y la solidaridad para superar juntos esta situación de Pandemia “misteriosa”; buscar medios y gastar todas las energías necesarias para que seamos comunidades de hermanos que digan algo significativo a esta sociedad tan sedienta y necesitada de ternura, cercanía y comunicación profunda. MIRAD CÓMO SE AMAN, SE AYUDAN, COMPARTEN, SE APOYAN, DISCIERNEN JUNTOS…Luego ya vendrá el plantearnos cómo hacer una corrección fraterna.

Deseo a toda la familia rosarista, bienestar y cercanía para que, como comunidad en donde se estudia la Palabra, se reflexiona y se comparte, pueda ser testimonio de unidad y de fraternidad sabiendo superar las pequeñas dificultades y buscando la paz entre todos. Que, como comunidad evangelizadora y fraterna, sepamos dar respuesta a la pregunta: ¿Dónde está tu hermano? Ojalá estas reflexiones no se nos queden en el papel, sino que entremos a dar una respuesta de corazón, de búsqueda y de conversión.
Mi saludo fraterno con los mejores deseos de su bienestar, de progreso y de realización de sus proyectos. Todo en manos del Señor y de la Santísima Virgen.

Sor Inés de Jesús Torres D.o.p.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Open chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola! 👋
¿Necesitas ayuda?