fbpx

Saludo y reflexión


Saludo y reflexión

Apreciada familia rosarista:


Como para mí, ya es algo tan normal, pues lo tomo como un ejercicio de mi misión, compartir con ustedes el Evangelio o la Palabra del día, para dejar en el corazón el mensaje dominical o una reflexión que pueda hacer eco en la familia, como grupo formador de personas. Esto ayudará o brindará algunas estrategias que pueden servir para cuestionamiento personal, para conocer la Palabra o profundizar en Ella, compartir en familia y cultivar la vida espiritual.


La Palabra de hoy es muy bella: la primera lectura del primer libro de Reyes nos habla de la Sabiduría que pidió Salomón, cuando lo hicieron Rey de Israel. La segunda es de la carta a los Romanos en el Capítulo 8, que lo recomiendo como un ejercicio de lectura espiritual. La tercera, es el Evangelio de Mateo, nos habla del Reino de los Cielos. Es la presencia de Dios en cada uno de nosotros. Es ese Tesoro escondido que cada uno tiene que proponerse a buscar. Encontrar ese tesoro escondido es lo mejor que nos puede pasar.

El texto que va a continuación lo tomé de una lectura de hoy, por eso va en comillas. Creo nos sirve a todos.

“La Escritura nos cuenta que Dios a veces se sirve de los «sueños» para ponerse en contacto con las personas. Es el caso del joven Salomón: «Pídeme lo que deseas que te dé».
Si a mí me ofreciese Dios algo así, no sé muy bien lo que le pediría. No sé si para mí o para otros: capacidad para poner en marcha una empresa exitosa, encontrar una pareja que merezca le pena, inteligencia para obtener buenas titulaciones académicas… ¡qué sé yo! Acabar con el hambre en el mundo, capacidad para sanar tantas enfermedades, habilidad para consolar tantos sufrimientos y curar tantas heridas del corazón… Lo que cada uno llega a ser depende radicalmente de las elecciones que haga. Porque lo que elige lo va convirtiendo en un tipo concreto de persona.


El joven Salomón, consciente de su poquedad y de las responsabilidades que le esperan, pendiente de las personas a las que debe guiar y atender… pide «un corazón atento para juzgar (hacer justicia) a tu pueblo y discernir entre el bien y el mal». Y Dios le concede «un corazón sabio e inteligente».
Cada palabra es importante. Y la suya es una oración conveniente y necesaria para todos los bautizados, porque todos (cada cual según su vocación) tenemos la tarea de cuidar de “inmenso” pueblo de Dios (la Iglesia, pero no sólo: el pueblo de Dios es también la humanidad). Un corazón «atento», que sepa hacer «justicia» (era ésta una tarea especialmente querida por Dios para sus reyes), y «discernir» el bien del mal”

Del discernimiento se ha ocupado repetidamente el Papa Francisco , porque seguramente es una urgencia hoy en el mundo y en la Iglesia: son dones del Espíritu: sabiduría y discernimiento. Tomo algunas ideas de su exhortación apostólica Gaudete et Exsultate (167-169):
Hoy día, el hábito del discernimiento se ha vuelto particularmente necesario. Porque la vida actual ofrece enormes posibilidades de acción y de distracción, y el mundo las presenta como si fueran todas válidas y buenas. Sin la sabiduría del discernimiento podemos convertirnos fácilmente en marionetas a merced de las tendencias del momento.


Pongamos en manos de la Santísima Virgen esta nueva semana para que Ella acompañe, dirija y oriente todos nuestros proyectos.


Con especial afecto,
Sor Inés de Jesús Torres D.o.p.

Comments (38)

  • Isabela Patiño Sánchez Reply

    En medio de un mundo lleno de problemáticas, materialismo, consumismo y confusión, es necesario volver los ojos a Dios y pedirle que nos regale los dones del espíritu santo, especialmente la sabiduría y el entendimiento, para poder comprender cual es el propósito que Él tiene en nuestra vida, y que de esta manera se cumpla su voluntad y no la nuestra.
    La sabiduría divina trasciende la inteligencia humana y es necesaria para poder escoger los planes y proyectos más convenientes para nuestra vida, debemos evitar completamente que el mundo virtual y la tecnología nos lleve a dejar de lado la espiritualidad, convirtiéndonos en seres totalmente débiles, que decaen ante la mínima crisis.
    La situación actual que vive el mundo nos muestra la vulnerabilidad del ser humano y lo indefensos que somos, por esto, como el rey Salomón debemos pedirle a Dios un corazón sensato y justo, iluminado por la sabiduría, don que nos convierte en la mejor versión de nosotros mismos y nos conduce por el camino del bien y la eternidad divina.

    agosto 3, 2020 at 4:35 pm
  • Maria Fernanda Rodriguez Muñoz Reply

    Hoy en día estamos enfocad@s en seguir un buen camino, en donde podamos gozar de nuestra libertad e inteligencia, poco a poco vamos observando que debemos de escoger dos caminos el bien o el mal, pero ¿sabemos que es el bien y el mal? Desde mi percepción considero que no, como dice el gran filosofo Thoma Hobbes “nada es bueno ni malo “por lo que todo es relativo en el mundo de hoy, solamente es bueno lo que el Estado nos insinúa que es bueno e igualmente sucede con lo malo, pero a su vez nos lo prohíben con leyes, por eso es que Dios con su silencio innato nos quiere enseñar de que estamos equivocados, de que hemos juzgado y actuado de la forma incorrecta, cada persona debe centrarse desde lo más profundo de su corazón donde podemos encontrar a Dios y simplemente a través de él darnos cuenta de que si estamos haciendo el bien o el mal sin que otra persona nos imponga sus ideologías sobre estas formas de actuar.

    agosto 3, 2020 at 9:58 pm
  • Valeria Buitrago López Reply

    En esta época de retos, de nuevas formas de vida, de nuevos desafíos, no sólo debemos ir de la mano del Espíritu Santo, sino que debemos acudir a Él para que nos llene de sus dones, paciencia, sabiduría, entendimiento, caridad, templanza. No es tiempo de encerrarnos en nuestro propio mundo y esconder la cabeza, por el contrario, es hora de levantar la mirada, fijarla en el horizonte, y no perder la fe de llegar a él, mirando siempre a nuestro alrededor, a todas esas personas a las que podemos ayudar. Solos no estamos, caminamos en comunidad, y es el Espíritu Santo quien debe darnos la sabiduría y el discernimiento para actuar a tiempo, para tender la mano a tiempo, para ser solidarios, compasivos y misericordiosos, como lo es nuestro Padre.

    agosto 3, 2020 at 11:07 pm
    • Valentina Ossa Pava Reply

      En primer lugar, deseo agradecer a nuestra rectora Sor Inés de Jesús Torres Duarte por sus valiosas palabras, las cuales en este momento son entendidas como esperanza, sabiduría y amor para muchos de nosotros.

      Al leer y comprender cada una de las palabras, me remoto a entender lo mucho que necesitamos de Dios y todo aquello que provienen de Él y de su amor incondicional. Para nadie es un secreto la difícil situación en la que nos encontramos y no precisamente porque nos falte trabajo o aquellas cosas materiales que hacen al mundo algo tan terrenal, sino porque nos encontramos con un duelo interno (diferente para todos) que en algunos casos es mucho más grande y fuerte que nosotros, pero… ¡Nunca podemos desfallecer!, ahora más que nunca debemos demostrar que somos hijos de Dios, y los hijos de Dios son “guerreros de la vida” porque Él nunca abandona a pesar de que tan difícil se encuentre la batalla. Como jóvenes líderes y creadores nos debemos sentir identificados con Salomón y su honorable valentía al ser mencionado Rey de Israel y pedir ser otorgado con solo con sabiduría y discernimiento. ¡Que bellos dones otorgados por el espíritu santo! Tan fundamentales para lo sociedad como el mismo aire para el hombre, la sabiduría es el pilar de todo en nuestra vida, de nuestro actuar y de nuestro liderar porque como dice el Papa Francisco “La sabiduría del corazón es servir al hermano”. Ahora pues, pidámosle a Dios sabiduría para manejar nuestra barca en tiempos de tormenta y salir victoriosos de tantos retos que tiene la vida. Además agradezcamos por todo aquello que sucede y con resiliencia y fe vivíamos nuestra vida cristiana valorando cada instante.

      agosto 10, 2020 at 9:36 am
  • Maria Antonia Castaño Reply

    La realidad que se afronta con el pasar de los días nos deja mucho para meditar e interrogarnos sobre nuestros actos realizados para llegar a una sabiduría ideal, planteada para tener una subsistencia en presencia del espíritu santo, la carencia de este nos hace tomar caminos errados que no son lo que mejor corresponde a nuestras vidas, abrir los ojos y dejar atrás costumbres que traen consecuencias perjudiciales es de vital importancia para un futuro pleno, tomemos el criterio de nuestro ser, levantémonos y tomemos la mano del señor, dejémonos guiar, así los periodos de prueba que nuestro mundo afronta serán concurridos por el buen camino de la palabra, nunca es tarde para una trasnformacion a favor de nuestro ser .

    agosto 4, 2020 at 12:11 pm
  • isabella castro muñoz Reply

    En medio de la situación que estamos viviendo en la actualidad, todas las problemáticas que estamos enfrentando, es momento de hacer un alto en el camino y pedirle a Dios que el sea guiando nuestras vidas, con ayuda del espíritu santo para que nos instruya en un camino donde discernamos bien las cosas y sepamos distinguir entre el bien y el mal, porque sabemos que de nosotros depende la vida que queramos trazar,donde siempre vamos a necesitar de la ayuda de Dios porque sin el no podremos afrontar todas las dificultades que se nos presenten. Es momento de volver nuestro corazón al padre y tomar el camino del arrepentimiento para tener una vida llena de sabiduría, amor, paciencia, solidaridad y misericordia que solo Dios nos puede brindar.

    agosto 4, 2020 at 6:11 pm
  • Mariana Estrada Restrepo Reply

    En estos tiempos de incertidumbre son en los cuales debemos estar más seguros de la grandeza de Dios en nuestras vidas, en estos días debemos tener más claro que todo lo que esta pasando tiene detrás un plan perfecto realizado por el Señor.
    Es una época de grandes retos, los cuales bien o mal dejarán una enseñanza para la vida de cada uno de nosotros; debemos confiar y siempre estar de la mano de el Espíritu Santo que con sus dones divinos como el entendimiento, la paciencia, la sabiduría, etc, nos ayudarán a sobrellevar todas estas difíciles situaciones que vive el mundo actualmente.
    Soy fiel al pensamiento que dice que en los tiempos en los cuales las cosas no salen tan bien como lo esperábamos, son los momentos donde las personas acuden al Señor y piden misericordia, pero al pasar todas las adversidades se olvidan de Él; es una idea que se vive mucho en la sociedad y no debería ser así, creo que siempre debemos levantarnos, tomar la mano de Dios y dejarnos guiar por su camino, puede que ese no sea siempre el camino que queramos pero el Señor siempre tendrá un plan ideal para todos nosotros.

    agosto 5, 2020 at 3:21 pm
  • Stcy Betancur Ramírez Reply

    La sociedad moderna es una sociedad positiva, sin embargo, pensar ahora en la muerte es inevitable, pues esta invade todos los espacios de nuestro entorno. A menudo, evitamos razonar sobre esta, como si con ignorarla pudiéramos evitar que ocurriese.
    En estos tiempos de pandemia, la muerte es una realidad que nos golpea más fuerte que nunca, pero no debemos tomarla siempre desde un enfoque negativo. Aunque es triste pensar, que las personas que ya no están en presencia con nosotros, dejaron de existir en este hermoso lugar, es gratificante saber que finalmente se encuentran ante la gloria y la presencia de Dios, que es dónde cada uno de nosotros, como sus hijos, aspira llegar en su debido momento, cuando Él así lo considere oportuno.
    Todo el tiempo que Él nos permita vivir acá, debe ser empleado en obrar como siempre ha deseado que lo hagamos, es decir, amar al prójimo, actuar con justicia, entre otros. De manera que todos nuestros actos nos encaminen hacia una eternidad junto a Él.

    agosto 5, 2020 at 4:40 pm
  • Laura Victoria Betancur López Reply

    Hoy día, ante las dificultades de la vida, nos damos cuenta de la dimensión de nuestra existencia. Y no, no es sencillamente pensar en la poca cosa que somos, sino en la transición tan mínima que significa nuestro paso por la tierra. Ser. No ser. Cuestión o no, no es la esencia. Más allá de nuestra idealización integral en el diario vivir, nuestra base debe ser Dios y la experiencia que día tras día nos comunica, ya que a partir de ella construimos aquella filosofía que forja nuestro discernimiento.
    Errar es de humanos, pero levantarse depende de la voluntad del espíritu, de no ser así, caeríamos una y otra vez, adormeciendo nuestra conciencia en el relativismo, y sin cuestionarnos las cosas que están bien o mal, nos dejaríamos llevar por la corriente, que contraria a fortalecer la sabiduría, construye estereotipos vacíos. Cuando cuestionamos lo que nos rodea y ponemos un sentido lógico a la realidad, nos damos cuenta que estamos en un mundo de imposibles y que asimismo, para que todo esto ocurra, tenemos un Dios de imposibles. Con base en las lecturas bíblicas estudiadas, es importante resaltar el hecho de que en muchas ocasiones no dimensionamos la omnipotencia de Dios, pensamos que el cielo es algo imposible, que los milagros no existen y que morimos para morir. Si así pensamos aún, debemos cuestionarnos el verdadero significado de la palabra “real”. Si hay algo claro, es que Dios nos transmite un mensaje todos los días, como buen padre nos corrige y nos direcciona para ser quien Él quiere que seamos, porque si bien es cierto que no nos necesita, nos ama y nos quiere a su lado. Como Salomón, somos escuchados, pero de nosotros depende aclarar cuál es nuestra realidad y elegir el camino que queremos seguir, donde nuestra prioridad sea lo material o una vida al lado de quien desde pequeños a velado por nosotros.

    agosto 5, 2020 at 8:03 pm
  • Isabella Cárdenas Duque Reply

    Hoy en día es primordial saber que hacer antes de actuar, esto conlleva tener sabiduría, no solo conocimiento de las cosas, no el emocionalismo, sino una mente centrada en valores absolutos que solo Dios nos puede proveer a través de su Santo Espíritu y su palabra.
    Podemos ver en Génesis la falta de sabiduría y discernimiento de Adán y Eva, no tomaron buenas decisiones, miremos hasta donde nos ha traído como consecuencia este actuar. Podemos definir el discernimiento espiritual como esa capacidad dada por el Espíritu Santo para Interpretar la vida, sentirla como Dios la siente, ver las cosas como él las ve.
    En 1 de reyes 3:9 Salomón pide sabiduría, este hombre de Dios no le pidió que le resolviera los problemas, sino que le diera Sabiduría para actuar con seguridad en los momentos decisivos de la vida. Por eso no debemos pedirle al Señor que haga por nosotros lo que Él quiere hacer a través de nosotros, por esto pedirle sabiduría y discernimiento es algo imprescindible, Pablo en Filipenses 1:9 nos dice que no podemos tener discernimiento sino tenemos conocimiento en el amor.
    El no tener Sabiduría y conocimiento de parte de Dios nos lleva a tener un bajo concepto de Dios, de su grandeza, de su amor, de su soberanía… por esta razón vemos los problemas y dificultades como nosotros, no como Dios, verlas como él las ve es tener discernimiento.
    El hombre que no ve más allá de lo que conoce, de su inteligencia, descansa en su propia sabiduría, el sensato le dice al Señor…ayúdame, te necesito, no puedo hacer nada sin ti. La persona humilde reconoce la necesidad de Dios en cada aspecto, cada área de su vida y crece en buen juicio y entendimiento.
    Pedirle sabiduría a Dios es trascender es dejar un verdadero legado.
    La invitación es: oremos como Salomón, pidamos sabiduría, Amor y buen juicio que abra nuestro entendimiento, lo demás viene por añadidura.
    “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da abundantemente y sin reproche; y le será dada” (Santiago 1:5)

    agosto 5, 2020 at 9:28 pm
  • Laura Victoria Betancur López Reply

    Hoy día, ante las dificultades de la vida, nos damos cuenta de la dimensión de nuestra existencia. Y no, no es sencillamente pensar en la poca cosa que somos, sino en la transición tan mínima que significa nuestro paso por la tierra. Ser. No ser. Cuestión o no, no es la esencia. Más allá de nuestra idealización integral en el diario vivir, nuestra base debe ser Dios y la experiencia que día tras día nos comunica, ya que a partir de ella construimos aquella filosofía que forja nuestro discernimiento. Errar es de humanos, pero levantarse depende de la voluntad del espíritu, de no ser así, caeríamos una y otra vez, adormeciendo nuestra conciencia en el relativismo, y sin cuestionarnos las cosas que están bien o mal, nos dejaríamos llevar por la corriente, que contraria a fortalecer la sabiduría, construye estereotipos vacíos. Cuando cuestionamos lo que nos rodea y ponemos un sentido lógico a la realidad, nos damos cuenta que estamos en un mundo de imposibles y que asimismo, para que todo esto ocurra, tenemos un Dios de imposibles. Con base en las lecturas bíblicas estudiadas, es importante resaltar el hecho de que en muchas ocasiones no dimensionamos la omnipotencia de Dios, pensamos que el cielo es algo imposible, que los milagros no existen y que morimos para morir. Si así pensamos aún, debemos cuestionarnos el verdadero significado de la palabra “real”. Si hay algo claro, es que Dios nos transmite un mensaje todos los días, como buen padre nos corrige y nos direcciona para ser quien Él quiere que seamos, porque si bien es cierto que no nos necesita, nos ama y nos quiere a su lado. Como Salomón, somos escuchados, pero de nosotros depende aclarar cuál es nuestra realidad y elegir el camino que queremos seguir, donde nuestra prioridad sea lo material o una vida al lado de quien desde pequeños a velado por nosotros.

    agosto 5, 2020 at 9:57 pm
  • Mariana Ramirez Henao Reply

    Ante la dificil situación a la que nos tenemos que enfrentar día a día, ante el encierro y el aislamiento social debemos seguir en pie, en lucha y sin jamas perder la fe, esta una palabra tan corta pero con una importancia inmensa que nos hace reflexionar en que más alla de solo vivir y existir en este mundo, demos tener claro que nuestro principal foco es Dios, él es nuestra luz al final del tunel , él es nuestro padre y se que no nos ha abandonado, por que creo en él y concuerdo con que se encuentra en cada uno de nosotros, pudiendose evidenciar en nuestras acciones, palabras y pensamientos que nos pasan por nuestra mente en estos momentos de incertidumbre y temor ante la precencia de este virus, pero es cuando más nos demos tomar un segundo y pensar en que esta es una prueba que nos ha tocado vivir, pero más alla de eso es pensar en el prosito que esta situación trae para todos los seres humanos y prepararnos para el futuro que Dios planea para cada uno de nosotros.

    En estos momentos solo nos queda esperar y pedir a nuestro señor y al espiritu santo la sabiduria adecuada, la paciencia , el discernimiento para entender lo que ocurre a nuestro alrededor y por ultimo pero no menos importante, tener un corazón bondadoso para ayudar al projimo en estos momentos dificiles por los que estamos pasando.

    agosto 6, 2020 at 8:19 am
  • Sofía Toro Rodríguez Reply

    Momentos y circunstancias como las actuales son una muestra de las diversas pruebas que Dios tiene para nuestras vidas, donde lo que se busca es reconocer como reaccionamos y que hacemos para adaptarnos pese a los acontecimientos que se presentan, pues bien sabemos que tenemos la capacidad de ser asertivos y resilientes, demostrando que podemos salir adelante, pero teniendo presente, que solo encontraremos éxito si es de la mano de Dios, descubriendo su amor incondicional y puro para con nosotros.
    Viéndonos inmersos en un mundo que le hace falta temor de Dios, que se deja llevar por lo material y que en ocasiones no llega a creer en todas las maravillas que Él nos proporciona y los milagros que nos brinda a diario, permitiendonos encontrar en los pequeños detalles su presencia, en todas las personas que nos rodean y en el regalo que nos dio, que se conoce como el don de la vida y la dicha de contar con familia, aparentemente simples cosas que quizás pasan como desapercibidas demuestran la grandeza de Dios.
    El conflicto entra a tener lugar en el creer que supuestamente estamos avanzando, pero según mi percepción de la sociedad podría decir que es todo lo contrario, perdimos tanto, tal vez ganamos tecnología, ciencia, entre otras cosas; pero, las mismas que nos hicieron avanzar nos están haciendo retroceder, ¿que nos ganamos siendo los mejores profesionales ?, los más inteligentes e incluso los más millonarios, si por dentro estamos vacíos, sin amor, sin valores y principios que finalmente son fundamentales. Si se entra a poner en una balanza todo lo que es el mundo actual y el mundo antes, podremos decir que años atrás éramos mejores, el humano se encargaba y disfrutaba de lo hermoso de la vida, ahora cualquier cosa da igual, no importan los hijos, no importan los abrazos , solo el trabajar, el dinero y demás son lo que prevalece, así que es momento de cuestionarnos ¿Realmente hemos avanzado?.
    La invitación y reflexión es a seguir a Dios, y en tiempos como los de hoy, Él mismo nos está permitiendo vivir situaciones como esta Pandemia para salir con más fuerzas a agradecer, a valorar lo verdaderamente importa y a honrarlo a Él a través de nuestras acciones, volviendo a nuestros inicios, que se basan en el actuar con consciencia, el cuidar nuestra casa común y no descuidar nuestra vida espiritual por encargarnos de supuestamente “ser mejores”.

    agosto 6, 2020 at 10:14 am
  • Salomé López Ramírez Reply

    Inicialmente me gustaría agradecer por este maravilloso mensaje, realmente la palabra es una nueva enseñanza con cada lectura. Ahora, la gracia de Dios de seguro no tiene distinción, como se nombro en la reflexión, el mensaje de Dios no es solo para todos sino que esta en todos. En definitiva existe algo que nos guía y dirige por el mundo, el nombre y la interpretación de este hecho va a cada quien, la cultura y el aprendizaje, pero sustancialmente es una conclusión que se obtiene de forma individual.
    Las circunstancias por más terribles que sean siempre dejarán una lección de vida, ahora en estos momentos el espacio y el tiempo nos es dado para meditar y hacer una reflexión personal, pensar un poco sobre como se ha llevado la vida y de que calidad han sido los actos cometidos y las decisiones tomadas. Dios se encarga de comunicarse con cada uno de manera especial, esta en nosotros escuchar y actuar.
    Es innegable que 2020 ha sido todo un reto, no solo por el Covid-19, pero las miles de disputas sociales y políticas que han afectado a la humanidad, este también es tiempo de soluciones, todos y cada uno tenemos una voz y un voto que debemos aplicar para cambiar las cosas a mejor. La necesidad de aprender es infinita, la sabiduría tiene una inmensa importancia y probablemente nunca comprendamos de que manera se establece en su totalidad. La palabra es un buen lugar para encontrar guía pero a la vez es esencial el discernimiento, la palabra no es ley, es guía, y como cualquier humano, los que participaron en su escritura pudieron cometer errores. Dios nos sigue tan de cerca que nos ayuda a reflexionar lo que aprendemos, para que así podamos ser mejores.

    agosto 6, 2020 at 10:38 am
  • Sofía Castrillón Reply

    Considero que la sabiduría fue una de las mejores cosas que el Rey Salomón puedo haber pedido, y el solo hecho de haberlo pedido demuestra que si era digno de poseer tal don. Él quiso hacerlo con el objetivo de poder guiar a su pueblo correctamente, pues sabia que más allá de pedir algo concreto como curar el hambre o la pobreza (sin mencionar el hecho de que pudo haber sido egoísta al seleccionar lo que quería) con la sabiduría se podría asegurar de solucionar muchas más cosas, y de compartir su don con los demás. De este modo considero que este relato se puede aplicar fuera de ese contexto,pues la sabiduría sigue siendo una de las cosas más valiosas que cualquier ser humano puede adquirir, y de hecho nos pasamos la vida en busca de esta. Tal vez no valla a ocurrir que de la noche a la mañana nos volvamos personas sabias, pero creo que es importante conocer el poder de este don, y tratar cada día de aplicar todo lo que hemos aprendido en la vida en nuestras decisiones para ser personas mejores, y aprender a dirigirnos de una manera justa y buena, tal y como el Rey Salomón aspiraba dirigir a su pueblo.

    agosto 7, 2020 at 8:12 pm
  • N A I D A L O P E Z Reply

    Con respecto a Salomón, considerado que la perfección del mundo trae la perfección entre nosotros y por lo tanto el bien para todos, los mejores deseos que podríamos tener es por hacer el bien a los demás, ya que con esto traeremos el bien a sí mismo, empezando siendo buenos para el otro que el otro será bueno conmigo. Dios nos dijo que amáramos como nosotros nos amamos, la filosofía fue el camino que me enseña a comprender las palabras de vida y por lo tanto entender el mundo en su incomprensible razón de ser; el altruismo uno de los enfoques de esta materia va muy de la mano con esto, buscar el bien para los demás es obtener el de uno mismo, por eso si empezamos ayudándonos y a los demás a ser buenos a través de la moral y los fundamentos de la ética, traeremos consigo la perfección del mundo y por lo tanto la felicidad para todos. Gracias por leer.

    agosto 8, 2020 at 2:55 pm
  • cynthia sanchez Reply

    El texto nos sugiere que por medio de la representación teista, como lo es la religión católico-cristiana en este caso, podemos encontrar un punto de canalización para buscar una unión familia al momento de crear un vínculo amoroso.
    Se pretende fortalecer los valores de hogar, al igual que la consciencia de las personas, fomentando esta misión, desde los jóvenes para así ser llevada al interior del núcleo familiar.

    agosto 9, 2020 at 1:36 pm
    • Zara Castaño Reply

      No perdamos la fe en Dios, él es misericordioso y bondadoso, nos ayudará a afrontar y salir de las adversidades, conocer la causa-efecto de nuestros problemas, sin duda alguna, Dios es nuestro auxilio y protección. Si nuestra mente se ve dominada por el enojo, estaríamos desperdiciando la mejor parte de nuestro cerebro y nuestras conductas, porque Dios nos otorgó los dones de la paciencia, del amor incondicional y la sabiduría, así como, la capacidad de discernir y decidir lo que está bien o está mal para así ser mejores cada día, vivir un presente siendo seres con un alma caritativa, armoniosa, espiritual y sobre todo con palabra y corazón, conocer nuestro acto, nuestra realidad nos hace más humanos.

      agosto 10, 2020 at 6:21 pm
  • Melissa Duque Mancera Reply

    Considero que la sabiduría del rey salomón otorgada por Dios , es aquella a la que hoy día tanto gobernantes como ciudadanos debemos tener presente en nuestro diario vivir, ya que la situación por la que estamos pasando se convirtió en un problema de todos, es justo allí donde nos damos cuenta que cualquier decisión tomada por alguna persona afecta a los demás miembros de una comunidad.

    Este don nos lleva a “ser” , sí un ser lleno de consciencia que se pone en el lugar del otro y no piensa egoísta-mente , donde busca el bienestar de todas aquellas personas que lo rodean y no en sí mismo. Esto nos demuestra que la sabiduría no se basa en solo ser inteligente o tener un conocimiento pleno, sino en que tan grande sea el corazón y la bondad de cada ser, pues una persona que tiene un conocimiento grande y no tiene corazón, se convierte en alguien prepotente, por el solo hecho de pensar que tiene más derechos o beneficios que los demás, mientras que el conocimiento adquirido por una persona bondadosa se refleja en el trato y comportamiento hacia las demás personas, por consiguiente se convierte en algo para todo la vida y no momentáneo.

    agosto 9, 2020 at 2:48 pm
  • Isabella Herrera Vargas Reply

    El sentido de como los apóstoles vivían con Jesús y practicaban sus enseñas es algo que nunca podremos entender pero si podemos acercarnos a como lo siguieron sintiendo después de su muerte, pues aun así lo amaban con mayor fuerza porque tanto su espíritu como su cuerpo aun vive para cada creyente que confía en sus enseñanza y las palabra de Dios.
    La moral y la ética de una persona se ve reflejada en las decisiones que tomaría si en algún caso llegara a presentarse Jesús que para los creyentes es una alusión a lo divino o perfección y le preguntara que es lo que desea puede ser llegar crearse un conflicto personal porque es la etapa en la vida en la que tienes una única opción real de discernir entre el bien y el mal y cuales serian las consecuencias de “elegir la opción incorrecta” y la moral es el papel más importante en estos casos que se supone que ya esta formada por los valores que nos han inculcado o que desde pequeños ya nacemos con la capacidad de discernir, pero no creemos en nosotros mismos y empezamos a cuestionar lo que esta bien y lo que es “verdad” solo porque no reaccionamos a tiempo y dejamos de confiar en Jesucristo.

    agosto 9, 2020 at 4:03 pm
    • Valeria quintero Reply

      Nosotros como seres racionalistas debemos darnos cuenta que es momento de tomar conciencia frente a todas las situaciones que estamos viviendo hoy en día; como es todo el daño que causamos tanto a nivel emocional y ambiental, lo que nos conlleva a pensar que el único modo para poder cambiar nuestra forma de hacer y ver las cosas es Dios debido a que el es el único que pude convertir nuestros corazones y el unico que puede volver este mundo en algo mejor; por esto la lectura nos invita a unirnos con nuestras familias, valorar y disfrutar los pequeños momentos de la vida y lo más importante mantener nuestra Fe en alto.

      agosto 10, 2020 at 9:02 am
  • Mariana Cardona Meza Reply

    “La sociedad está en crisis”
    Hoy día, nos enfrentamos a múltiples obstáculos en nuestro camino, aquellos que tenemos que pasar con mucho esfuerzo y poder para seguir adelante, también es necesaria la sabiduría para afrontar todo de la mejor manera posible, la más fácil y segura a la vez; bien sabemos que es de humanos equivocarnos y caer en el pecado, pero, no podemos permitir que, si caímos una vez en el mismo obstáculo, en la próxima no tratemos al menos de no repercutir en él, tenemos que dar lo que más podamos de nosotros, ser nuestra mejor versión.
    Sabiduría y discernimiento, cualidades que le hacen falta a la sociedad actual y más en estos momentos tan complicados por los que estamos pasando, hay un ejemplo muy claro para esto, imagínate en un barco, todo a tu alrededor está nublado y no se puede ver lo que sucede, sabes que hay rocas cerca con las que puedes chocar, esto provocará tu fin, pero no logras identificar esto, ya que, el faro que alumbra al horizonte para poder guiar a todos estos marineros, no tiene sus luces encendidas. En este caso hipotético, las luces serían la sabiduría para juzgar y el discernimiento para saber elegir, si esto no está presente en nuestra vida, pronto chocaremos con las rocas. Es una invitación para que estemos en contacto frecuente con Dios y permanezcamos en la oración, de esta manera, será más sencillo levantarnos cada vez que caigamos.

    agosto 9, 2020 at 7:53 pm
  • ANA SOFIA ALVRAN L. Reply

    considero que debemos alimentar nuestro espíritu a diario así como alimentamos nuestro cuerpo, reflexionando con una buena literatura que especialmente sea la palabra de Dios ya que a través de ella es Dio quien nos habla y nos da sabiduría para seguir por el camino del bien y asi, ser mejores personas teniendo o logrando una sana convivencia con las personas que nos rodea.
    son innumerables las píldoras espirituales que se encuentran en la palabra de Dios y que nos ayuda a tomar las mejore decisiones en momentos difíciles guiados por el espíritu santo pues, como ya se mencionan en la lectura donde toman como ejemplo la guianza que se le dio al rey salomón.
    por mucho desconocimiento y títulos académicos que pueda tener una perdona lo que lo hace verdaderamente integra es su espiritualidad lo cual se va adquiriendo con el paso del tiempo alimentándose diariamente con la palabra de Dios y las buenas obras que un hijo de Dios debe practicar fomentándose con ellos una buena relación con Dios quien nos guiara a tomar las mejores decisiones cuando se l pidamos con fe

    agosto 9, 2020 at 8:44 pm
  • VALERIA VILLA ATEHORTÚA Reply

    Con lo que estamos viviendo, me he dado cuenta que el tiempo de Dios es perfecto y que por más que se quieran controlar las situaciones como creamos que deben ser, es DIOS quien establece que podemos y que no afrontar y quien nos centra y nos enfoca. Si yo pudiera pedirle un deseo tangible hoy a DIOS, le pediría que la especie humana aprenda a cuidarse, respetándolo, consiguiendo la estabilidad emocional, espiritualmente y que obteniendo los elementos necesarios para vivir en armonía; pero la realidad es otra y depende de nosotros afrontarla con el discernimiento certero entre lo material y lo espiritual, existe un Dios que nos da la fortaleza necesaria para afrontar cualquier situación y que con la sapiencia que nos brindó, aprendemos a salir adelante, logrando nuestros objetivos y alcanzando de alguna u otra manera las metas que nos trazamos porque aunque existan obstáculos la esperanza y la fe como hija de Dios siempre estará en mí.

    agosto 9, 2020 at 9:53 pm
  • Mariana Vallejo Castaño Reply

    En un mundo donde todos juegan a ser supremos, discernir es lo que le da al ser humano la humildad de vivir obrando de la mejor manera posible, va mas allá de tener una moral preestablecida, es no afectar la tranquilidad ajena por la satisfacción propia.

    agosto 10, 2020 at 8:06 am
  • verónica gomez yepes Reply

    Referente a lo dicho al principio, me gustaría dar mi punto de vista, en cuanto a lo que pienso y creo realmente moralmente cierto.
    Me es útil he interesante lo mencionado anteriormente, ya que todas las personas debemos cuestionarnos en todos y cada uno de nuestros actos, ya sean buenos o malo, también todas nuestras acciones he impulsos, frente a los diferentes estímulos presentados.
    Es importante saber que no solo se puede hablar de lo escrito y actuar como si, ya que si realmente sabes que lo que haces esta bien no debe estar por escrito.
    Debemos pedir a nuestro ser superior, llamado Dios que nos de la gran sabiduría, para saber que está bien y que está mal y porque; cómo debemos actuar cuando hay situaciones complejas y no comunes.
    Nosotros como seres humanos creyentes y seguidores de la palabra de Dios debemos de reflejarlo con nuestra presencia en cualquier parte del mundo, marcando una gran diferencia no solo espiritual, si no también moral y personal ya sea interior o exteriormente.
    Debemos de obrar siempre con el bien para los demás y como católicos creyentes debemos saber que nuestra religión es una gran responsabilidad que se debe tomar con amor y sacrificio para realizar un buen trabajo por donde quiera que vallamos, siempre llevando la buena nueva de las escrituras de nuestro creador, ya que son palabras sabia y verdaderas, para construir una gran vida en nuestra tira, siempre obrando de la mejor manera.

    agosto 10, 2020 at 8:09 am
  • verónica gomez yepes Reply

    Referente a lo dicho al principio, me gustaría dar mi punto de vista, en cuanto a lo que pienso y creo realmente moralmente cierto.
    Me es útil e interesante lo mencionado anteriormente, ya que todas las personas debemos cuestionarnos en todos y cada uno de nuestros actos, ya sean buenos o malo, también todas nuestras acciones he impulsos, frente a los diferentes estímulos presentados.
    Es importante saber que no solo se puede hablar de lo escrito y actuar como si, ya que si realmente sabes que lo que haces esta bien no debe estar por escrito.
    Debemos pedir a nuestro ser superior, llamado Dios que nos de la gran sabiduría, para saber que está bien y que está mal y porque; cómo debemos actuar cuando hay situaciones complejas y no comunes.
    Nosotros como seres humanos creyentes y seguidores de la palabra de Dios debemos de reflejarlo con nuestra presencia en cualquier parte del mundo, marcando una gran diferencia no solo espiritual, si no también moral y personal ya sea interior o exteriormente.
    Debemos de obrar siempre con el bien para los demás y como católicos creyentes debemos saber que nuestra religión es una gran responsabilidad que se debe tomar con amor y sacrificio para realizar un buen trabajo por donde quiera que vallamos, siempre llevando la buena nueva de las escrituras de nuestro creador, ya que son palabras sabia y verdaderas, para construir una gran vida en nuestra tira, siempre obrando de la mejor manera.

    agosto 10, 2020 at 8:14 am
  • Manuela Ramírez García Reply

    Dios está presente en cada momento de nuestras vidas . Momentos en los que necesitamos de apoyo , sabiduría , entendimiento y demás situaciones en las que como seres humanos nos sentimos derrotados . Es ahí cuando le pedimos a Dios que nos brinde su ayuda , ya sea para lograr un sueño o para facilitar una pequeña circunstancia que nos dificulte un momento a de nuestras vidas .
    Debemos tener en cuenta que muchas de las cosas que le pedimos a Dios no son la mejor opción , pues , pensamos que esa puede ser la mejor salida y resulta que estamos cegados por la desesperación del momento , es ahí cuando Dios interviene y nos pone en el mejor camino para que nosotros lleguemos a la solución , es decir , Dios nos sirve de guía para afrontar de la mejor manera las situaciones y de esa forma superar una a una.

    agosto 10, 2020 at 10:03 am
  • Juana Valentina Hoyos Hurtado Reply

    El mundo no nos quiere en silencio.
    La sociedad está constantemente presentándonos ideas para conservar mucho ruido en nuestras vidas, busca que ignoremos el mensaje que Dios tiene para nosotros diariamente, porque conoce que Dios siempre escucha y obra, pero nos falta silencio para escucharlo. Esto lo podemos ver en la lectura de Salomón, Dios se reveló mientras dormía, es decir, durante su momento de calma, de silencio, solo así pudo escuchar lo que Dios tenía para decirle; y como él muchos otros profetas de la biblia, necesitaron un momento de intimidad con él para escuchar su propósito.
    El mundo ha estado en constante cambio, y la sociedad cada vez está más perdida, por eso Dios ha buscado la manera de recuperar sus hijos, pero se nos olvida que él no nos ha abandonado y lo sacamos de nuestras vidas. Esta situación que estamos atravesando tiene que servirnos para comprender que todos necesitamos de la otra persona, no para convertirnos en seres egoístas insensibles, que no les importa el dolor del otro porque solo me puedo preocupar por mi, esto es lo que está pasando ahora, olvidamos que Jesús no vino por justos sino por pecadores y que es a ellos a quienes debemos amar más, porque así es como damos testimonio de la manera como Dios obra en nuestra vida. Sigamos el ejemplo de Salomón y volvamos los ojos a Dios, porque él está esperando por nosotros.

    agosto 10, 2020 at 10:30 am
  • Alejandra Mejía Reply

    Considero que sabias palabras y acompañamiento siempre hemos podido recibir por parte de nuestra rectora y personal del colegio y en este momento difícil no es la excepción.
    Por lo que estamos viviendo, he aprendido que lo único que tenemos es la familia y la fe hacia Dios, porque él es el único que podrá darnos tranquilidad, paz, esperanza y fortaleza para poder afrontar todo lo que se venga, tomo esto como una prueba de fe, ya que a todos nos a afectado tanto físicamente como mentalmente sin embargo, a estas alturas del partido no hay porque dudar de Dios porque todo lo de el es perfecto y se que con paciencia y amor podremos superarlo.

    agosto 10, 2020 at 1:35 pm
  • Alejandra Mejía Reply

    considero que siempre hemos recibido sabias palabras y acompañamiento de nuestra rectora y el personal del colegio y en este momento difícil no es la excepción.
    por lo que estamos viviendo, me di cuenta que lo único que tenemos es la familia y la fe hacia Dios, porque el es el único que podrá darnos esperanza, sabiduría, tranquilidad y paz para poder llevar todo esto, tomo esto como una prueba de fe que nos hace, porque a todos nos ha afectado tanto físicamente como mentalmente y a estas alturas del partido no debemos de dudar de el, ya que todo lo que hace es perfecto.

    agosto 10, 2020 at 1:54 pm
  • Sara Morales Arbeláez Reply

    Dios por medio de las lecturas nos muestra como cumplir con el propósito que el tiene para cada uno de nosotros, no es una tarea sencilla entender los designios que el tiene en nuestras vidas, para lograrlo es necesario ser como niños, lo cual significa tener una confianza plena en su palabra y entregarle nuestra vida sin temor alguno. El hombre suele creerse dueño de la verdad generando en este proceso muchos conflictos con los demás, sin reparo ni entendimiento surgen ideas que fácilmente pueden ir en contra del plan y la voluntad de Dios, por esto en la palabra se nos invita a discernir con sensatez en una sociedad llena de tendencias que aparentemente parecen valiosas pero que realmente nos desvían por completo de nuestro proyecto de vida. Distinguir entre lo que es bueno y lo que es malo para nosotros es una capacidad que debemos pedir para que sea concedida y mantener por medio de la toma de correctas decisiones con un criterio justo y consiente del otro.

    agosto 10, 2020 at 3:13 pm
  • Stephania Londoño Arango Reply

    Como lo dijo Sócrates “el ser humano sabe diferenciar el bien del mal”, siendo ambos un dúo caótico si están juntos, pero por separado, nos hacen bien siempre y cuando lo sepamos distinguir.
    Si bien se sabe, en este mundo se pueden hacer mil cosas bien y tan solo una cosa mala y por esa seremos juzgados, pero, ¿por qué? Hacer el bien y mantenerlo es difícil y requiere de constancia, en cambio el mal se nos presenta den las cosas más insignificantes de la vida y si no tenemos la capacidad de resistirnos, caeremos en picada con facilidad, derrochando todo lo bueno que ya habíamos logrado hacer. Es allí cuando nos debemos aferrar más a Dios, aumentar la fe y creer que todo algún día volverá a estar bien.
    Estamos viviendo tiempos difíciles, pero si pasó fue para dejarnos una enseñanza, una lección de vida que paso a paso irá perfeccionando y moldeando nuestra vida para ser mujeres valientes, comprometidas, autónomas y sobre todo, mujeres resilientes.

    agosto 10, 2020 at 3:37 pm
  • Luna Valentina León Reply

    Vivimos en un mundo lleno de opiniones e información, es fácil dejarnos llevar por las primeras palabras que escuchamos de los demás, somos llevados por una corriente que poco a poco va agrandando su cauce, el cauce de la ignorancia y lo común, ¿cómo no caer en eso?
    La sabiduría, un deseo pedido por el rey Salomón, una capacidad que no todo el mundo posee pero es tan necesaria como aire en los pulmones, nos permite tener nuestra propia filosofía y no ser controlados por el pensamiento del común. La sabiduría a sido un don que persevera a través de los años, es gracias a ella que el ser humano pueda avanzar, crear, formular, preguntar y responder las dudas que el mundo crea, somos seres hechos para estudiar todo lo que nos rodea, es lo que nos permite seguir avanzando.
    Vivimos en un mundo perfecto lleno de infinidades y a pesar de su gran magnitud seguimos en la constante búsqueda de la verdad, pero para poder conseguirla es necesario el buen uso de la sabiduría, el regalo más completo que Dios nos ha podido regalar.

    agosto 10, 2020 at 5:42 pm
  • L. Isabella Valero Mora Reply

    En la situación en la que podamos pedir cualquier cosa, cualquier deseo, creo que es influenciado por el oficio y las creencias o valores de una persona. El Rey Samolón pidio saboduría, lo cual le ayudo con algo que hacia siempre, es decir algo útil para poder vivir y hacer la vida de los demás aún mejor con un gobierno justo. Si todos eligieramos igual que él, mejorar nuestras habilidades y así la calidad de nuestro oficio, la sociedad saltaría a otro nivel; pero, esto suena más a una utopia. Primero no hace falta pedir la adquisición de nuevas habilidades o que mejoren, es con trabajo duro que realmente podemos emplear el cambio. Dicho esto, para que cada persona mejore, y quiera generar cosas productivas con ese cambio, pues es nesesario que le guste lo que hace. Entonces, como Dios dice, “ayudate que yo te ayudare” a encontrar propositos para tu existencia y tener plenitud.

    agosto 10, 2020 at 7:10 pm
  • Isabella Oviedo Osorio Reply

    La forma de pensar de cada persona es claramente distinta, pero eso no significa que todos pensemos bien, normalmente estamos erróneos con nuestra forma de pensar y por eso Dios trata de corregirnos, pero nuestro instinto primitivo nos lleva a realizar el mal.
    Considero de que Dios siempre busca la forma mas correcta de guiarnos, pero aun así cada persona tiene un libre albedrío, tenemos dos Caminos y solamente nosotros podemos escoger por cual ir. “El hombre nace bueno y la sociedad lo corrompe” con esta frase se puede identificar este texto porque de Salomón se puede evidenciar como busca juzgar a las personas que hacen el bien y el mal, pero a su vez corregirlas, el hombre si nace bueno, pero como dije anteriormente solamente el decide que actitudes tomar por lo tanto la sociedad no lo corrompe.
    La decisión de este personaje al pedir la habilidad de juzgar correctamente trasmite un poco de egoísmo en las personas, tal vez buscaba ayudar con su don de juzgar, pero esto no genera ayuda o cambio en la sociedad, debió de pensar en algo que le pudiera contribuir mas a las personas sin quitarles su libre albedrío para así llegar en el concepto de que primero son los demás y luego es uno.

    agosto 10, 2020 at 7:15 pm
  • Oriana Mejias Villero Reply

    Primero que nada, gracias por siempre darnos mensajes llenos de fé y de enseñanzas para el día a día. Opino que es una de las cosas que más me hace falta del colegio.

    Pienso que en estos tiempos es importante reflexionar acerca de esa lectura. Dios le dijo que le podía dar cualquier cosa que el deseara. Bien el pudo ser codicioso , sin embargo tomó una desición por su propia voluntad, evitando los deseos mundanos que le rodeaban. Dios, después de escuchar su petición, Dios le da «un corazón sabio e inteligente» para que él pueda llevar a su pueblo de la manera más justa. Debemos aprender de eso. Todos estamos pasando por esta situación que nadie esperaba ni nadie estaba preparado, todos queremos salir ya, volver a nuestras vidas normales… pero, ¿ por qué no aprovechar esta época y reflexionar sobre nuestro trato para con nosotros y para con las personas y el mundo? Se que este tiempo es muy complejo para todos, más deberiamos de aprender de lo que hemos vivido en vez de ponernos a esperar a que todo vuelva a ser como antes, porque simplemente esa vida como la conociamos no volverá. Digo que no volvera porque nos hemos dado cuenta de un montón de actos que hacíamos mal antes y que ahora nos arrepentimos, como por ejemplo, extrañamos hablar con los demás cara a cara cuando antes cuando nos reuníamos todos tenían sus celulares y estaban en su mundo. En fin, está lectura se puede transversalizar facílmente con nuestra situación actual: En vez de pedir salir, aprovechemos esta pausa de la vida para mejorar como personas y aprender a guiar nuestra vida como Salomón con su pueblo.

    agosto 12, 2020 at 11:28 pm
  • Silvana Castaño Largo Reply

    “Es pues la fe, la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve” Hebreos 11:1
    En situaciones de incertidumbre y miedo, nos queda aferrarnos a aquello que nos proporcione paz, Dios nos da todo para atravesar las circunstancias más difíciles, pero también es la forma en la que el nos da sabiduría y discernimiento, la vida es su medio para enseñarnos a ensanchar nuestro espíritu y que nuestro ser cada día se convierta más en un seguidor de su misericordia y humildad.
    La fe se convierte en nuestro mayor escudo para la vida, Dios nos da su palabra para que escuchemos y nos inspiremos con ellas, el nos invita a reflexionar y entender que solos no somos tan fuertes como lo somos con el; que sus palabras se vuelvan nuestras y hacen parte de nuestra vida; cada día pienso que si cada uno de nosotros se pusiera como meta parecerse a Jesús, EN SU AMOR, HUMILDAD, ENTENDIMIENTO, SABIDURÍA Y EMPATÍA, el sufrimiento y el dolor por el que estamos pasando sería apaciguado y mejoraría con cada acción.
    Algo que me llamó demasiado la atención de las palabras de nuestra rectora es ¿Qué le pedirías a Dios si tuvieras la oportunidad? De verdad que es una decisión muy difícil, cada persona en su mundo de capitalismo, consumismo y estereotipos pediría algo diferente para si o para los que ama pero que tenga la oportunidad de disfrutar, pero pienso ¿Qué haría Jesús de tener tal poder? yo creo que si dejas tu orgullo y egoísmo a un lado, y das tal regalo a todas las personas en el mundo, el que más ganó fuiste tú, porque gracias a ti, va a haber más felicidad, agradecimiento, menos necesidad y más familias unidas, a la final, no nos vamos a ir con nada de este mundo, así que prefiero dar todo de mí en esta vida, hacer cosas que me hagan sentir orgullosa de haber vivido y que no haya sido una en el montón, di mi granito de mostaza, tal vez algo tan insignificante para muchos e ilógico para otros, pero para mi valdrá la pena.
    Como meta personal, me propongo intentar escuchar, hablar y estar con Dios, creo que eso haría un poco mejor este mundo, para mi y para muchos.

    agosto 13, 2020 at 2:30 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Open chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola! 👋
¿Necesitas ayuda?