Somos

PRINCIPIOS EDUCATIVOS

Se inspiran en la visión cristiana de los fundadores de la Congregación de Dominicas de Santa Catalina de Sena.

Fray Saturnino Gutiérrez O.P. y Madre Gabriela de San Martín Durán Párraga, determinaron los aspectos más importantes del Carisma Congregacional y los Principios que poco a poco se han ido traduciendo en la práctica educativa.

Los Principios Educativos de la Congregación de Dominicas de Santa Catalina de Sena, son una novedad entre los modelos pedagógicos propuestos porque, por una parte conducen a la formación del hombre colombiano en concreto, es decir, la educación Rosarista rescata valores tan fundamentales como lo nacional y lo autóctono y por otra parte asume, todas las dimensiones del hombre desde su realidad particular y universal.

Están en consonancia con la Constitución Política de 1991 y la Ley General de Educación 115 de 1994, su reglamentación Decreto 1860 de 1994.

 

PRINCIPIO HUMANIZANTE

La Educación exige cultivar las potencialidades del ser humano y de su entorno a partir de la inteligencia, la voluntad y la acción, como elementos básicos del dinamismo del hombre.

 

PRINCIPIO PERSONALIZANTE

La Educación asume un hombre concreto, con posibilidades diversas de realización. Cada persona posee su propia originalidad y por ello se realiza en la conquista de autonomía y libertad. Hay gradación en las aptitudes de cada hombre y sus procesos llevan ritmos diferentes.

 

PRINCIPIO HOLISTA

La acción educativa conlleva el descubrimiento de la Verdad, lo cual exige el saber ser y el saber hacer. El saber cobra sentido si se encarna, se hace vida y se orienta a la solución de las necesidades del hombre.

 

PRINCIPIO EVANGELIZADOR

La educación debe favorecer el desarrollo de los valores humano-cristianos para que el hombre, en su medio, sea agente transformador y realice la plenitud en Cristo.

 

PRINCIPIO LIBERADOR

La educación debe acompañar a la persona para que construya en sociedad la historia. Cada sociedad, a través de sus diversas estructuras, influye en mayor o menor grado, en la construcción de la identidad cultural del hombre.

 

PRINCIPIO SOCIALIZADOR

El hombre es un ser en relación, que se realiza en la participación y la solidaridad, en gratuidad y comunión.